Dificultad de los senderos: la escala del CAS

Esta es la escala creada por el Club Alpino Suizo, y la más frecuente en los países germanohablantes para indicar la dificultad de caminos, sendas y senderos. Los niveles se basan en aspectos técnicos como la superficie, la severidad del medio natural, la experiencia y el equipamiento necesarios, así como en las medidas de seguridad que se han de tomar.

  • T1: Senderos

    Caminos despejados que, prácticamente, no presentan obstáculos ni dificultades. Las superficies son de material compacto en su mayoría y las pendientes, mínimas. Están exentos de riesgo de caída.

    En el mapa de komoot
  • T2: Senderos de montaña

    Caminos bien señalizados que no presentan mucha dificultad técnica. Puede haber tramos con riesgo de caída y algunas pendientes podrían suponer un desafío.

    En el mapa de komoot
  • T3: Senderos de montaña difíciles

    Caminos despejados en su mayoría y acondicionados con cuerdas o cadenas en los pasajes de cierta dificultad. Superficies de material compacto con algunas pendientes. El riesgo de caída es mayor.

    En el mapa de komoot
  • T4: Senderos de alpinismo

    Caminos no siempre señalizados que incluyen tramos complicados: glaciares, planicies con grava o tramos muy escarpados. El riesgo de caída está presente en la mayoría del recorrido.

    En el mapa de komoot
  • T5: Senderos de alpinismo difíciles

    Recorridos que no siguen un camino claro y presentan un terreno muy exigente: laderas escarpadas con rocas, neveros o glaciares cubiertos de nieve. Es posible que se necesiten cuerdas y un piolet.

    En el mapa de komoot
  • T6: Senderos de alpinismo extremos

    Recorridos sin ningún tipo de señalización y con tramos de escalada de dificultad II en el sistema de la UIAA. El terreno es pedregoso, muy escarpado y puede requerir atravesar glaciares. El riesgo de caerse o resbalarse es alto y se necesita equipamiento alpino y de escalada.

    En el mapa de komoot